DÍA 7 Ámate a ti mismo: revisión de tu primera semana


Hoy revisarás hasta dónde has llegado y cuánto
has conseguido en la tarea de liberarte de tus viejas
creencias y descubrir tus futuras posibilidades.

 ¡Felicidades, queridos míos! Habéis superado la primera semana del trabajo del espejo. Me siento muy orgullosa de que sigáis este curso y de que hayáis estado practicando estos siete días.
El trabajo del espejo requiere tiempo y me alegro mucho de que os hayáis concedido la oportunidad de dedicarle estos veintiún días. Cuanto más practiquéis, más fácil os resultará. No pasa nada aunque te parezca un poco absurdo o te resulte incómodo mirarte al espejo. Decirte Te amo, te amo muchísimo a ti mismo es lo que al principio nos resulta más difícil a la mayoría de nosotros. Puede que tardes varias semanas o incluso un mes en sentirte totalmente cómodo cuando te digas estas palabras cariñosas. Pero cuando te cueste menos, observarás los cambios positivos que se producen en tu vida.
 En el transcurso de esta semana has invitado a tu espejo a que se convirtiera en tu amigo y tu fiel compañero. Has visto cómo puede ayudarte a ser mucho más consciente de lo que dices y de lo que haces. Has dedicado un tiempo a escuchar tu monólogo interior y a practicar tus afirmaciones positivas.
De nuevo, quiero hacer hincapié en que el trabajo del espejo es un genuino acto de amor, uno de los mejores regalos que puedes hacerte. Cada día que lo practicas, te enamoras un poco más de ti. La mejor manera de amarte a ti mismo es limpiar toda la basura de tu pasado (la autocrítica, las viejas historias que te están frenando) para poder vivir el presente. Hemos adquirido la costumbre de creernos las afirmaciones  negativas que hemos oído desde nuestra infancia. Cuando puedas transformarlas en afirmaciones positivas y las practiques delante del espejo, podrás cerrar algunas de las heridas del pasado y avanzar.
Cada día que haces tu trabajo del espejo estás limpiando capas del pasado. Cada vez que repites una afirmación ante el espejo, estás eliminando uno de los ladrillos que forman esas capas. Han tardado años en formarse, están hechas de ladrillos como los que usamos para levantar un muro. Te costará atravesar estas capas, pero puedes hacerlo ladrillo a ladrillo. Cada vez que sacas un ladrillo o una capa puede entrar más luz y amor. Cuando te empiezas a creer las afirmaciones positivas que repites delante del espejo, permites que más cantidad de este maravilloso amor atraviese los muros de tu pasado. No importa cuál sea tu problema, la mejor forma de resolverlo es amándote a ti mismo.
Si de vez en cuando oyes que tu crítico interior está diciéndote algo desagradable o haciendo una observación negativa, es normal. Siempre te queda tu amigo y compañero (tu espejo) al que recurrir. Mírate fijamente a los ojos y di: Me merezco amarme. ¡Y sigue con tu excelente trabajo!
Afirma: Celebro esta semana en la que me he amado a mí mismo gracias al trabajo del espejo. Ahora me adentro en un nuevo espacio de conciencia en el que estoy dispuesto a verme con otros ojos.

Ejercicio del trabajo del espejo para el día 7

 1. Colócate de pie o sentado delante del espejo de tu cuarto de baño.
2. Mírate a los ojos.
3. Repite estas afirmaciones: Te amo. Te amo de todo corazón. Estoy muy orgulloso de ti por hacer el trabajo del espejo.
 4. Repite diez veces estas afirmaciones añadiendo tu nombre: Te amo, [nombre]. Te amo de todo corazón. Te amo, [nombre]. Te amo de todo corazón. Estoy muy orgulloso de ti por hacer el trabajo del espejo.
 5. Mírate a la frente e imagina que aprietas un botón y expulsas un disco donde están grabadas las antiguas creencias y los pensamientos negativos que se han estado reproduciendo en tu cabeza. Llévate la mano a la cabeza y extrae el disco de tu cabeza y tíralo.
 6. Ahora, mírate fijamente a los ojos e imagina que estás grabando un CD nuevo con afirmaciones positivas: Estoy dispuesto a dejar ir. Me merezco que me amen. Soy perfecto tal como soy ahora.

El poder está dentro de ti:
Tu ejercicio del diario para el día 7

1. Saca tu diario y ábrelo por la página donde tienes el primer ejercicio que hiciste, el del día 1.
2. Lee los sentimientos y observaciones que escribiste después de haber hecho el trabajo del espejo ese día.
3. En una página nueva, anota tus sentimientos y observaciones tras haber finalizado la primera semana del trabajo del espejo. ¿Te resultan más fáciles los ejercicios? ¿Te sientes más cómodo mirándote al espejo?
 4. Escribe con qué aspectos estás teniendo más éxito con esta práctica. Escribe con cuáles tienes más dificultades.
5. Crea nuevas afirmaciones que te ayuden en esas áreas donde tienes bloqueos.

Tu pensamiento del corazón para el día 7:
Todas mis experiencias son correctas para mí

Desde que nacimos hemos tenido que cruzar muchas puertas. Ese momento supuso traspasar una de las puertas grandes, fue un gran cambio y desde entonces has cruzado muchas otras.
Llegamos a esta vida equipados con todo lo que necesitábamos para vivir a tope y con abundancia. Tenemos toda la sabiduría y el conocimiento que necesitamos, todas las habilidades, talentos y todo el amor. La vida está para apoyarnos y cuidar de nosotros. Hemos de ser conscientes de ello y estar convencidos de que eso es así.
 Las puertas siempre se están abriendo y cerrando, y si seguimos centrados en nosotros mismos, siempre estaremos a salvo, sea cual sea la puerta que hayamos de cruzar. Incluso cuando nos toque cruzar la última puerta en este planeta, no será el final. Sino simplemente el principio de una nueva aventura. Confía en que está bien experimentar el cambio.
Hoy es un nuevo día. Tendremos muchas experiencias nuevas y maravillosas. Somos amados. Estamos a salvo.

Tu meditación para el día 7: Soy Espíritu
(http://www.amabook.es/Dia-7.mp3)

 Somos los únicos que podemos salvar el mundo. Si nos unimos para hacer un frente común, hallaremos las respuestas. Recordemos siempre que hay una parte de nosotros que es mucho más que nuestro cuerpo, que nuestra personalidad, que nuestro malestar y que nuestro pasado. Hay una parte de nosotros que es más que nuestras elaciones. Nuestra verdadera esencia es Espíritu puro y eterno. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Estamos aquí para amarnos a nosotros mismos y amarnos los unos a los otros. Con esta práctica encontraremos las respuestas para curarnos y para curar el planeta.

Estamos viviendo una época extraordinaria. Todo está cambiando. Puede que no lleguemos a conocer la complejidad de los problemas, pero vamos saliendo al paso lo mejor que podemos. Esto también pasará y encontraremos soluciones. Conectamos a nivel espiritual, y en el nivel del Espíritu, todos somos uno. Somos libres. ¡Y así es!



No hay comentarios:

Publicar un comentario