DÍA 6 Libera a tu crítico interior


Hoy aprenderás a terminar con el hábito de juzgar
y de autocriticarte y a trascender tu necesidad
de menospreciarte.

¡Mírate al espejo y dedica unos instantes a felicitarte! Estás empezando a amarte y a aprobarte o, al menos, estás dispuesto a hacerlo. Sea cual sea la fase del proceso en la que te encuentres, celebra el progreso que has conseguido hasta ahora. Yo te celebro a ti y tu compromiso con el trabajo del espejo.
Cuanto más avances en este trabajo, más consciente serás de tu
monólogo interior. Si hoy te pidiera que reprodujeras una grabación de tu monólogo interior, ¿cómo sonaría? Oirías afirmaciones negativas como Soy estúpido, Soy torpe. Nadie me pregunta mi opinión. ¿Por qué hay tantas personas desconsideradas? ¿Pone tu voz interior pegas constantemente? ¿Eres crítico con el mundo? ¿Lo juzgas todo? ¿Te consideras superior a los demás?
Muchas personas tenemos tan arraigado el hábito de juzgar y de criticar que no es fácil romperlo. Yo solía quejarme constantemente, siempre me estaba compadeciendo de mí misma. Me encantaba estar hundida. No era consciente de que estaba fomentando justamente las situaciones de las que me estaba quejando. En aquellos tiempos no sabía hacerlo mejor.
El trabajo del espejo es muy importante, porque te hace ser muy
consciente de tus juicios y de tu monólogo negativo y te permite liberarte de tu crítico interior con bastante rapidez. Nunca podrás amarte hasta que trasciendas tu necesidad de infravalorarte y de echarle la culpa a la vida.
Cuando eras pequeño estabas abierto a la vida. Contemplabas el mundo con asombro. Salvo que algo te diera miedo o alguien te hiciera daño, aceptabas la vida tal como era. Luego, cuando te hiciste mayor, empezaste a aceptar las opiniones de los demás y a integrarlas como si fueran tuyas. Aprendiste a criticar.
Lo que al final me ayudó fue que empecé a escuchar lo que yo misma me estaba diciendo. Me hice consciente de mi crítica interior y trabajé para terminar con mi autocrítica. Empecé a repetir afirmaciones positivas delante del espejo sin estar muy segura de lo que significaban. Las repetía una y otra vez. Empecé por las fáciles: Me amo. Me apruebo. Luego fui aumentando el nivel y pasé a: Mis opiniones son valiosas. Me libero de mi necesidad de criticarme. Me libero de mi necesidad de criticar a otros.
Al cabo de un tiempo empecé a darme cuenta de que se estaban
produciendo cambios positivos. Ahora que estás trabajando para liberarte de tu crítico interior, también empezarás a observar los cambios. Creo que la crítica marchita nuestro espíritu. Refuerza la creencia de No soy lo bastante bueno. Es indudable que no saca precisamente lo mejor que hay en nosotros. Pero cuando liberas a tu crítico interior, conectas con tu ser superior.
Recapitulemos: ¿Estás aprendiendo a poner la grabación de las
afirmaciones positivas? ¿Estás prestando atención a tus pensamientos y sustituyendo los pensamientos negativos por afirmaciones positivas?
Con el trabajo del espejo serás más consciente de tu voz interior y de lo que te dices a ti mismo. Sólo así podrás liberarte de la necesidad de automachacarte constantemente. Y cuando lo hagas, te darás cuenta de que ya no criticas tanto a los demás.
Cuando aceptas ser mismo, automáticamente permites a los demás ser ellos mismos. Los pequeños hábitos no te molestan tanto. Ya no necesitas cambiar a los demás para que sean como tú quieres. Entonces, dejas de juzgar a los demás y los demás dejan de juzgarte a ti. Todo el mundo se libera.
Nuestros sentimientos son pensamientos en acción. No es necesario
sentirse culpable ni avergonzarse por ello. Tienen una razón de ser y cuando liberas tu mente y tu cuerpo de pensamientos negativos, creas espacio dentro de ti para pensamientos y experiencias más positivos.
Afirma: Ahora me siento seguro para liberar a mi crítico interior y seguir avanzando.

Ejercicio del trabajo del espejo para el día 6

1. Busca un lugar tranquilo donde te sientas a gusto y nadie te
moleste.
2. Mírate al espejo. Mírate fijamente a los ojos. Si sigues
sintiéndote incómodo haciendo esto, entonces concéntrate en tu
boca o en tu nariz. Habla con tu niño interior. Tu niño interior
quiere crecer y florecer, y necesita amor, aceptación y halagos.
3. Ahora repite estas afirmaciones: Te amo. Te amo y sé que lo
estás haciendo lo mejor que puedes. Eres perfecto tal como eres. Te apruebo.
4. Quizá tengas que hacer este ejercicio varias veces antes de que
puedas sentir realmente que tu voz interior es menos crítica. Haz
lo que te parezca lo más apropiado.

El poder está dentro de ti:
Tu ejercicio del diario para el día 6

1. Enumera cinco cosas por las que te criticas.
2. Revisa la lista y escribe al lado de cada tema la fecha en la que
empezaste a criticarte por esa cosa en particular. Si no puedes
recordar la fecha exacta, pon una aproximada.
3. ¿Te sorprende ver cuánto tiempo llevas machacándote? Este
hábito de autocrítica no ha producido ningún cambio positivo,
¿verdad? ¡La crítica no funciona! Sólo te ayuda a sentirte mal.
Así que has de estar dispuesto a terminar con esto.
4. Cambia cada una de las cinco razones de crítica de tu lista por
afirmaciones positivas.
5. Lleva encima esa lista. Cuando te des cuenta de que te estás
criticando, saca tu lista de afirmaciones y léelas unas cuantas veces. Mejor aún, léelas en voz alta delante del espejo.

Tu pensamiento del corazón para el día 6:
Me amo y me acepto exactamente tal como soy

Todos tenemos áreas de nuestra vida en las que nos consideramos
inaceptables y detestables. Si estamos realmente enfadados con algunos de esos aspectos podemos llegar a maltratarnos a nosotros mismos. Abusamos del alcohol, las drogas o el tabaco. Comemos en exceso. Nos maltratamos emocionalmente. Una de las peores cosas que podemos hacer, que nos perjudica más que nada, es la autocrítica. Hemos de dejar de criticarnos. Cuando cortamos con la costumbre de autocriticarnos, lo más increíble es que también dejamos de criticar a los demás. Nos damos cuenta de que el resto de las personas son un reflejo de nosotros mismos y que lo que vemos en otro podemos verlo también en nosotros.
Cuando nos quejamos de alguien, en realidad nos estamos quejando de nosotros mismos. Cuando verdaderamente podemos amar y aceptar lo que somos, no hay nada de qué quejarse. No podemos hacernos daño a nosotros mismos ni a otras personas. Prometamos que no vamos a volver a criticarnos por nada.

Tu meditación para el día 6:
Somos libres para ser nosotros mismos
(http://www.amabook.es/Dia-6.mp3)

Para sentirnos realizados hemos de aceptarnos por completo. Permite que se abra tu corazón y deja espacio de sobra para tus diferentes aspectos: aquellos de los que te sientes orgulloso, los que te avergüenzan, los que rechazas y los que te encantan. Todos juntos forman la persona que eres. Eres maravilloso. Todos lo somos. Cuando tu corazón rebosa de amor hacia ti mismo, puedes compartir muchas cosas con los demás.

Ahora deja que este amor impregne la habitación y que se proyecte a todas las personas que conoces. Sitúa mentalmente a las personas que te importan en el centro del lugar donde te encuentras en estos momentos, para que puedan recibir el amor de tu rebosante corazón.

Ahora visualiza al niño que hay en cada una de ellas bailando, saltando a la comba, gritando, dando volteretas en el aire y haciendo la rueda como hacen los niños, exultantes de felicidad, manifestando lo mejor del niño que llevan dentro. Deja que tu niño interior vaya a jugar con los otros niños. Permítele que baile. 

Permítele que se sienta seguro y libre. Déjale ser todo lo que siempre ha deseado ser.

Eres perfecto, íntegro y completo, y todo está bien en tu maravilloso mundo. ¡Y así es!


No hay comentarios:

Publicar un comentario