DÍA 4 Deja atrás tu pasado


Hoy empiezas a desprenderte de cosas, a dejar
de culpabilizar, a perdonar y a seguir adelante.


¿Cómo te fue ayer? ¿Te parece que estás empezando a aprender a liberarte de algunas de tus heridas del pasado y a sintonizar tu monólogo interior con algunas emisoras más positivas? Estoy muy orgullosa de que te quieras lo suficiente como para seguir estas lecciones todos los días y utilizar el trabajo del espejo para reprogramar las viejas grabaciones que has estado reproduciendo en tu cabeza.
Desde que éramos pequeños, todos los mensajes que hemos recibido, todo lo que hemos dicho, hecho y experimentado ha quedado registrado y almacenado en el archivador que tenemos en lo más profundo de nuestro ser, en nuestras entrañas, en nuestro plexo solar. A mí me gusta imaginar que allí hay pequeños mensajeros y que todos nuestros pensamientos y experiencias grabadas en registros de audio son archivados en los lugares apropiados por estos pequeños personajes.
Muchos acumulamos archivos etiquetados con títulos como «No soy lo bastante bueno», «Nunca lo conseguiré», «No hago nada bien». Estamos enterrados bajo montañas de registros viejos y negativos.
Hoy vamos a darles una sorpresa a esos mensajeros. Vamos a hacer nuestro trabajo del espejo y a enviar mensajes nuevos a ese espacio profundo de nuestro ser: «Estoy dispuesto a dejar ir», «Dejo de culpabilizar», «Estoy preparado para perdonar». Los mensajeros recogerán estos nuevos mensajes y se preguntarán: «Pero, ¿qué es esto? ¿Dónde lo archivamos? Nunca lo habíamos visto antes».
¿Te imaginas lo maravilloso que sería si cada día aprendieras una nueva forma de desapegarte del pasado y crear armonía en tu vida? Mis queridos lectores y lectoras, ya habéis empezado a hacer vuestro trabajo diario del espejo. Cada día estáis limpiando capas y ladrillos del pasado. Cada vez que repetís una afirmación delante del espejo estáis eliminando una capa. ¿Cuáles son las capas de vuestro pasado que os impiden ser felices y sentiros realizados en la vida? ¿Cuáles son los ladrillos que os impiden perdonaros a vosotros y a vuestro pasado?
Creo que nos cuesta identificar estos ladrillos porque, sinceramente, no sabemos qué es aquello de lo que queremos prescindir. Sabemos lo que no está funcionando en nuestra vida y lo que queremos, pero no sabemos qué es lo que nos está reteniendo.
En tu vida todo es un espejo de lo que eres. Del mismo modo que un espejo refleja tu imagen, tus experiencias reflejan tus creencias internas. Literalmente, puedes observar tus experiencias y determinar cuáles son tus creencias. Si observas a las personas que forman parte de tu vida, te darás cuenta de que todas ellas reflejan alguna creencia que tienes respecto a ti mismo. Si en tu trabajo siempre recibes críticas, probablemente es que tú también eres crítico y te has convertido en el padre al que criticabas cuando eras pequeño.
Recuerda: cuando en la vida te sucede algo desagradable, tienes la oportunidad de interiorizarte y preguntarte: ¿De qué forma he contribuido a esta experiencia? ¿Qué hay en mi interior que cree que se merece esto? ¿Cómo puedo cambiar esta creencia? ¿Cómo puedo perdonarme, perdonar mi pasado, aprender a dejar atrás las cosas y seguir mi camino?
Afirma: Dejo ir mis viejas limitaciones y creencias. Me desapego de ellas y me quedo en paz.


Ejercicio del trabajo del espejo para el día 4

1. Colócate de pie delante del espejo de tu cuarto de baño.
2. Inspira profundo y al exhalar deja salir toda la tensión de tu
cuerpo.   
3. Mírate la frente e imagina que presionas un botón que provoca la expulsión de un disco que contiene todas las antiguas creencias y pensamientos negativos que se han estado reproduciendo en tu cabeza. Levanta la mano e imagina que te sacas ese CD de tu cabeza y lo tiras.
4.  Ahora mírate fijamente a los ojos y di: Vamos a hacer una grabación nueva de creencias y afirmaciones positivas.
5.  Di estas afirmaciones en voz alta: Estoy dispuesto a dejar ir. Suelto. Dejo ir. Libero toda mi tensión. Libero todo mi miedo. Libero toda mi ira. Libero todo mi sentido de culpa. Libero toda mi tristeza. Libero mis viejas limitaciones y creencias. Libero y me quedo en paz. Estoy en paz conmigo mismo. Estoy en paz con el proceso de la vida. Estoy a salvo.
6. Repite estas afirmaciones dos o tres veces.
7. Cada vez que te asalte algún pensamiento negativo a lo largo del día, saca tu espejito de bolsillo y repite estas afirmaciones. Familiarízate con ellas, para que su repetición se convierta en tu rutina diaria.

El poder está dentro de ti:
Tu ejercicio del diario para el día 4

1. He descubierto que la mayor parte de nuestros problemas en la vida se deben a lo que yo llamo los Cuatro Grandes: Crítica, Miedo, Culpabilidad y Resentimiento. Crea en tu diario cuatrocolumnas, cada una de ellas estará encabezada por uno de estos Cuatro Grandes. Reflexiona sobre qué papel desempeñan en tu vida. Escribe tus pensamientos y sentimientos sobre cada uno de ellos en su columna correspondiente.
         2. Selecciona las dos categorías del punto 1 en las que has escrito más cosas y escribe diez afirmaciones positivas para cada una de ellas. Por ejemplo, si una de las categorías es el Resentimiento, puedes escribir afirmaciones como: Ahora elijo liberarme de todas mis heridas y mi resentimiento. Cuanto más resentimiento libero, más amor tengo para dar.
3. Todo lo que forma parte de nuestra vida es una proyección de lo que somos. Piensa en las personas con las que tengas más desavenencias. ¿Cuáles son los aspectos que más te desagradan de ellas? Escríbelos.
4. Observa los aspectos que has enumerado en el punto 3. Escribe de qué forma cada uno de ellos refleja una creencia que tienes respecto a ti mismo. Puede que también te sea útil anotar lo que has aprendido sobre ti al hacer los ejercicios de hoy.
Tu pensamiento del corazón para el día 4:
Puedo dejar ir

Creamos hábitos y patrones porque nos son útiles. Es alucinante la cantidad de enfermedades que nos creamos para castigar a nuestros padres. Puede que no lo hagamos conscientemente; de hecho, la mayoría de las veces, suele ser así. Pero cuando empezamos a interiorizarnos descubrimos el patrón. Solemos crear negatividad porque no sabemos cómo manejar algún aspecto de nuestra vida. Si éste es tu caso, formúlate estas preguntas: ¿Por qué tengo remordimientos? ¿Con quién estoy enfadado? ¿Qué es lo que estoy intentando evitar? ¿Por qué creo que esto puede salvarme?
Si todavía no estás preparado para liberarte de algo —deseas realmente conservarlo porque te es útil— no podrás librarte de ello hagas lo que hagas. Sin embargo, cuando estás a punto, es increíble lo fácil que resulta.

Tu meditación para el día 4: Una nueva década


Siente que se abre una nueva puerta para una década muy sanadora, en la que sanas aquello que no habías entendido en el pasado. Estás en pleno proceso de descubrir todas tus increíbles habilidades. Y estás aprendiendo a conectar con esas partes de ti mismo que tienen las respuestas y que están para guiarte de la mejor manera posible.

Visualiza que esta nueva puerta se abre y que la cruzas para encontrar la sanación de infinidad de maneras, puesto que cada persona la interpreta a su modo. Unas personas tienen problemas físicos que requieren tratamiento, otras necesitan sanar su corazón, mientras que otras necesitan sanar su mente. Hemos de estar abiertos y receptivos a la sanación que necesita cada persona. Abrimos la puerta de par en par al crecimiento personal y la cruzamos sabiendo que no corremos ningún riesgo. ¡Y es cierto!



No hay comentarios:

Publicar un comentario