DÍA 12 Supera tu miedo


Hoy vas a aprender a neutralizar el poder que el miedo
tiene sobre ti y a confiar en que la vida te cuidará.

 Mírate al espejo, respira profundo y mándale un beso a esa persona maravillosa que te está mirando. Cada día te vuelves más fuerte. Dale las gracias al espejo por ayudarte a liberarte de tu pasado y a reflejar pensamientos más positivos hacia ti. ¡La vida te ama y yo también! Hoy tu trabajo del espejo es sobre una emoción que puede impedirte que te ames, que perdones a los demás y que tengas la vida feliz que te mereces. Esta emoción es el miedo.
 Actualmente, el miedo está aumentando en todo el planeta, se manifiesta en forma de guerras, asesinatos, codicia y desconfianza. El miedo es la falta de confianza en ti mismo. Cuando empieces a superar tu miedo, podrás empezar a confiar en la vida. Empezarás a confiar en que la vida cuida de ti.
Susan Jeffers, en su superventas internacional Aunque tenga miedo, hágalo igual, escribió: «Si todo el mundo tiene miedo cuando se encuentra ante algo totalmente nuevo en la vida y, aun así, muchos estamos ahí “haciéndolo” a pesar del miedo, hemos de llegar a la conclusión de que el problema no es el miedo». Ella creía que el verdadero problema no era el miedo en sí mismo, sino cómo nos aferramos a él. Podemos enfrentarnos al miedo desde una posición de poder o desde una de indefensión. El hecho de que tengamos miedo es irrelevante.
 ¿Cuánto poder le concedes a tus miedos?
Cuando surge un pensamiento de miedo es porque, en realidad, está intentando protegerte. Cuando tienes miedo físicamente, la adrenalina corre por tu cuerpo para protegerte del peligro, y lo mismo sucede con el miedo que creas mentalmente.
 Te aconsejo que cuando hagas el trabajo del espejo le hables a tu miedo. Que puedas decir: «Sé que quieres protegerme. Aprecio que quieras hacerlo. Y te doy las gracias». Reconoce su intención de protegerte.
A través de la observación de tus miedos y dirigiéndote a ellos en tu trabajo del espejo empezarás a reconocer que tú no eres tus miedos. Contempla tus miedos como si estuvieras viendo las imágenes de una película en la pantalla: lo que ves en la pantalla no está ahí. Las imágenes en movimiento no son más que fragmentos de celuloide que se suceden uno tras otro en décimas de segundo. Tus miedos van y vienen con la misma rapidez, salvo que insistas en retenerlos.
El miedo sólo es una limitación mental. Tienes miedo de ponerte enfermo, de quedarte sin trabajo, de perder a un ser querido o de que te deje tu pareja. Entonces, el miedo se convierte en un mecanismo de defensa. No obstante, sería mucho más útil que hicieras tu trabajo del espejo para dejar de re-crear mentalmente situaciones que te asustan.
Creo que todos podemos elegir entre el amor y el miedo. Experimentamos el miedo al cambio, el miedo al no cambio, el miedo al futuro y el miedo a darnos una oportunidad. Tememos la intimidad y tenemos miedo de estar solos. Nos da miedo transmitir a las personas lo que necesitamos y mostrarnos tal como somos, y tenemos miedo de olvidar el pasado. Pero la mente no puede mantener dos pensamientos opuestos a la vez y en el otro extremo del miedo está el amor. El amor es el que obra los milagros que estamos buscando. Cuando te amas a ti mismo estás capacitado para cuidar de ti.
Cuando tienes miedo, recuerda que no te estás amando ni confiando en ti mismo. La causa de tus miedos suele ser la creencia de que no eres lo bastante bueno. Pero cuando te amas y te apruebas incondicionalmente, puedes empezar a superar tus temores.
Haz todo lo que puedas para reforzar tu corazón, tu cuerpo y tu mente. Recurre a tu espejo y al poder que hay en tu interior.
Afirma: Todo está bien. Todo sucede para mi máximo bien. Estoy a salvo. El amor es mi fuerza. Sólo el amor es real.

Ejercicio del trabajo del espejo para el día 12

 1. ¿Cuál es tu mayor temor en estos momentos? Escríbelo en una nota adhesiva y pégala en el lado izquierdo de tu espejo. Reconoce este miedo. Dile: Sé que tu intención es protegerme. Valoro que quieras ayudarme. Gracias. Ahora te dejo marchar. Te libero y estoy a salvo. Ahora coge la nota adhesiva, rómpela y tírala a la basura o al inodoro. Sea cual sea el sistema que utilices para liberarte del miedo, el secreto está en no aferrarte a él.
 2. Vuelve a mirarte al espejo y repite estas afirmaciones: Amo y confío. El amor y la vida cuidan de mí. Soy uno con el Poder que me ha creado. Estoy a salvo. Todo está bien en mi mundo.
 3. Ahora mírate al espejo y observa tu respiración. Cuando tenemos miedo solemos retener la respiración. Si te sientes amenazado o tienes miedo, respira conscientemente. Haz unas cuantas respiraciones profundas. La respiración te abre la puerta a un espacio en tu interior que es donde reside tu poder. Endereza tu columna, abre tu pecho y concede espacio a tu tierno corazón para que se expanda.
 4. Sigue respirando espontáneamente, pero observando tu respiración. Mientras tanto, repite estas afirmaciones: Te amo, [nombre]. Te amo. Te amo de todo corazón. Confío en la vida. La vida me da todo lo que necesito. No tengo nada que temer. Estoy a salvo. Todo está bien.

El poder está dentro de ti:
Tu Ejercicio del Diario para el día 12

1. Escribe cuáles son tus grandes miedos clasificándolos en cada una de estas categorías: Familia, Salud, Profesión, Relaciones y Finanzas.
2. Ahora escribe una o más afirmaciones positivas para cada uno de los miedos que has anotado. Por ejemplo, si has escrito: Tengo miedo de enfermar y de no poder cuidar de mí mismo, la afirmación sería: Siempre atraigo toda la ayuda que necesito.

Tu pensamiento del corazón para el día 12:
Siempre estoy perfectamente protegido

Recuerda: cuando surja un temor es porque está intentando protegerte. Dile al miedo: «Valoro que quieras ayudarme». A continuación repite una afirmación que vaya dirigida a ese miedo en concreto. Reconócelo y dale las gracias, pero no le concedas el poder ni toda la importancia.

Tu meditación para el día 12:
Crea un mundo seguro y amable


 Considera el día de hoy y todos los días como un momento de aprendizaje, como un nuevo comienzo. Es una oportunidad de cambio y de crecimiento, para abrir tu conciencia a un nuevo nivel y tener en cuenta nuevas ideas y formas de pensar, para visualizar el mundo en que te gustaría vivir. Tu visión ayuda a crear el mundo. Acompáñame en una poderosa y nueva visión conjunta de nosotros mismos y de nuestro planeta.

Visualiza un mundo donde todas las personas tengan dignidad, donde todos, sin importar raza o nacionalidad, se sientan seguros y tengan poder. 

Visualiza que se valora y se cuida a los niños en todo el mundo y que desaparecen los abusos a menores. Visualiza que en las escuelas se utiliza su valioso tiempo para enseñar cosas importantes como amarse a uno mismo, a relacionarse con los demás, a ser buenos padres y madres, a administrar el dinero y a tener seguridad económica. 

Ahora visualiza que todas las personas enfermas recuperan su salud, que las enfermedades se convierten en algo del pasado a medida que los médicos van aprendiendo a mantener a las personas sanas y vitales. Visualiza que el dolor y el sufrimiento desaparecen y que los hospitales se convierten en bloques de viviendas.

 Visualiza a todas las personas sin techo recibiendo atención y la oportunidad de trabajar si así lo desean. 

Visualiza las cárceles como lugares donde se fomenta el mérito y la autoestima, tanto en los funcionarios de prisiones como en los presos, y que de allí salen ciudadanos responsables que aman la vida. 

Visualiza las iglesias eliminando la culpa y el pecado de sus enseñanzas y apoyando a sus feligreses para que manifiesten su grandeza divina y encuentren lo que es mejor para ellos. 

Visualiza los gobiernos preocupándose realmente de su pueblo con justicia y compasión hacia todos. Visualiza la honestidad y la equidad regresando a todos los negocios, puesto que desconocerán lo que es la codicia. 

Visualiza a hombres y mujeres apoyándose mutuamente para vivir con dignidad, puesto que todos los actos de violencia habrán desaparecido. 

Visualiza agua pura, alimentos nutritivos y aire limpio para todos como lo más natural del mundo.

 Ahora salgamos afuera y sintamos la lluvia pura. Cuando deja de llover, las nubes desaparecen y vemos un hermoso arco iris al salir el sol. Siente el aire puro. Huele su frescor. Ve agua burbujeante en ríos y lagos. Contempla la frondosa vegetación: bosques densos y vergeles de flores, frutas y verduras para abastecernos a todos.

Visualiza personas de todo el mundo viviendo en paz y en la abundancia, todos en armonía. Cuando bajamos nuestros brazos y abrimos nuestros corazones, vemos que los juicios, las críticas y los prejuicios pasan de moda y desaparecen. Vemos que desaparecen las fronteras, que se eliminan las separaciones. Todos nos convertimos en uno, en verdaderos hermanos y hermanas que se cuidan mutuamente.

 Visualiza el planeta, a la Madre Tierra, habiendo recobrado la salud y su integridad, los desastres naturales habrán desaparecido y la tierra suspirará de alivio porque habrá vuelto la paz.

Piensa en otras cosas positivas que te gustaría que sucedieran en este planeta. Al albergar y visualizar estas ideas que están en tu mente, ayudas a crear este mundo nuevo, seguro y maravilloso. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario