DÍA 1 Ámate a ti mismo


Para todos aquellos que estén preparados para experimentar la dicha de la Magia del Espejo.

Bienvenida

Queridos lectores, bienvenidos a mi curso de 21 días sobre el trabajo del espejo. Este libro se basa en el conocido vídeocurso Ámate a ti mismo. En las tres próximas semanas aprenderás a transformar tu vida simplemente mirándote al espejo.
El trabajo del espejo —mirarse fijamente a los ojos y repetir afirmaciones — es el método más eficaz que he descubierto para aprender a amarme a mí misma y ver el mundo como un lugar seguro y amable.  Llevo el mismo tiempo enseñando el trabajo del espejo que enseñando las afirmaciones. Simplificando: todo lo que decimos o pensamos es una afirmación. Todas nuestras conversaciones interiores, nuestros diálogos mentales, son cadenas de afirmaciones. Estas afirmaciones son mensajes que mandamos a nuestro subconsciente, cuya finalidad es la de establecer hábitos en nuestra forma de pensar y de actuar. Las afirmaciones positivas plantan pensamientos e ideas curativos que son nuestros pilares para desarrollar autoconfianza y autoestima, y crear paz mental y felicidad interior. Las afirmaciones que tienen más fuerza son las que repites en voz alta cuando estás delante de tu espejo. El espejo refleja los sentimientos que albergas respecto a ti mismo. Te ayuda a reconocer enseguida aquello a lo que opones resistencia y a lo que estás abierto y con lo que fluyes. Te muestra claramente qué pensamientos tendrás que cambiar si quieres felicidad y sentido en tu vida.

Cuanto más avances en el trabajo del espejo, más consciente serás de tus palabras y de tus actos. Aprenderás a cuidarte a un nivel más profundo de lo que lo has estado haciendo hasta ahora. Cuando te suceda algo bueno, mírate al espejo y di: «Gracias. Gracias. ¡Es fantástico! Gracias por hacer esto». Si te sucede algo malo, mírate al espejo y di: «Vale, te quiero. Esto que acaba de suceder también pasará, pero yo te quiero y te querré siempre».

A la mayoría nos cuesta ponernos delante del espejo y enfrentarnos a nosotros mismos, por eso a este proceso lo llamamos el trabajo del espejo. Pero a medida que persistimos en esta práctica y nos volvemos menos autocríticos, el trabajo se convierte en el juego del espejo. Pronto, el  espejo deja de ser un enemigo y se convierte en nuestro compañero, en nuestro mejor amigo.

El trabajo del espejo es uno de los mejores regalos que puedes hacerte a ti mismo. Basta un segundo para decir: «Hola, pequeña/o», «Estás guapa/o» o «¿No te parece divertido?» Es muy importante que te envíes pequeños mensajes positivos a lo largo del día. Cuanto más uses el espejo para hacerte cumplidos, darte tu aprobación y apoyarte en los momentos difíciles, más profunda y agradable será tu relación contigo mismo.
Puede que te estés preguntando, ¿por qué un programa de 21 días? ¿Puedo transformar totalmente mi vida en tan sólo tres semanas? Quizá no del todo, pero puedes plantar las semillas. Si eres tenaz en tu trabajo del espejo, estas semillas se convertirán en nuevos hábitos mentales más saludables que te ayudarán a vivir con más alegría y sentido.
Empecemos.

CÓMO DESCARGAR
LAS MEDITACIONES DIARIAS

Para cada uno de los 21 días del programa del Trabajo del Espejo hay
una meditación guiada. Para acceder a los audios de las
meditaciones, entra en:
http://www.amabook.es/poderdelespejo.


PRIMERA SEMANA

DÍA 1
Ámate a ti mismo

Es primordial que nos amemos a nosotros mismos.
El trabajo del espejo te ayudará a crear la relación
más importante de tu vida: la que tienes contigo mismo.


Al principio puede que el trabajo del espejo te parezca muy fácil o incluso una tontería. Muchas de las cosas que te voy a sugerir que hagas en los próximos 21 días quizá te parezcan demasiado simples la primera vez que las veas como para provocar grandes cambios en tu vida. Sin embargo, he aprendido que las cosas más simples suelen ser las más importantes. Un pequeño cambio en tu forma de pensar puede ocasionar grandes cambios en tu vida.
Cada día abordaremos un tema diferente. Empezaré con algunas reflexiones sobre el tema y luego expondré el Ejercicio del Trabajo del Espejo que me gustaría que practicaras a lo largo del día. Empiezas por la mañana haciendo el ejercicio ante el espejo del cuarto de baño y luego lo repites a lo largo del día, siempre que pases por delante de un espejo o te veas reflejado en alguna parte. También puedes llevar un espejito de bolsillo y utilizarlo para hacer el trabajo del espejo siempre que puedas dedicarle unos minutos.
 Igualmente, te recomiendo que escribas un diario en esta etapa del trabajo del espejo. Anota tus pensamientos y sentimientos para ver tus progresos. Cada día te daré un Ejercicio del Diario, donde te sugeriré algunas de las preguntas que puedes plantearte para empezar. Estoy convencida de que todos tenemos un poder en nuestro interior, un yo superior que está conectado con el Poder Universal que nos ama, sustenta y proporciona todo tipo de prosperidad. Escribir un diario te ayudará a conectar con esta fuerza. Descubrirás que en tu interior ya tienes todo lo que necesitas para crecer y cambiar.
Asimismo, cada día te proporcionaré también un Pensamiento del Corazón para reforzar tu trabajo del espejo y una afirmación que te ayudará a poner en práctica el tema del día. Para terminar, te ofreceré una meditación guiada. Te aconsejo que te sientes unos minutos en silencio antes de acostarte y que reflexiones sobre cómo estas ideas pueden facilitarte un poco más la vida y hacer que mejore notablemente. Puedes leer la meditación en el libro o, si lo prefieres, escuchar la versión de audio de la cual ha sido adaptada.

Ejercicio del trabajo del espejo para el día 1

1. Colócate de pie o sentado delante del espejo de tu cuarto de                baño.

 2. Mírate a los ojos.

 3. Respira profundo y repite esta afirmación: Quiero que me agrades. Deseo sinceramente aprender a amarte. Vamos a intentarlo y a divertirnos mucho haciéndolo.

 4. Respira profundo de nuevo y di: Estoy aprendiendo a que me agrades de verdad. Estoy aprendiendo a amarte de verdad.

5. Éste es el primer ejercicio y sé que puede ser un poco difícil, pero te pido que tengas paciencia. Sigue respirando profundo. Mírate a los ojos. Utiliza tu nombre cuando digas: Estoy dispuesto a aprender a amarte, [Nombre]. Estoy dispuesto a aprender a amarte.

6. Cada vez que pases por delante de un espejo durante el día o te veas reflejado en alguna parte, te ruego que repitas estas afirmaciones, aunque tengas que hacerlo en silencio.

Al principio, cuando hagas tu trabajo del espejo, puede que repetir estas afirmaciones te parezca una estupidez, que incluso hasta te enfades o llores. No pasa nada, de hecho, hasta es normal. No estás solo. Recuerda que estoy contigo. Yo también he pasado por esto. Y mañana será otro día.

El poder está dentro de ti:

Tu ejercicio del diario para el día 1

         1. Cuando hayas terminado tu trabajo con el espejo, escribe lo que has sentido y lo que has observado. ¿Te has enfadado, te ha afectado o te has sentido tonto?

2. A las seis horas de haber terminado tu trabajo matinal con el espejo, vuelve a escribir tus sentimientos y observaciones. A medida que has ido practicando tu trabajo con el espejo formal e informalmente, ¿has empezado a creerte lo que te estabas diciendo?

3. Presta atención a cualquier cambio que hayas detectado en tu conducta o en tus creencias durante el transcurso del día. ¿Te ha resultado más fácil el ejercicio o has seguido encontrándolo difícil después de haberlo hecho varias veces?

4. Al final del día, antes de acostarte, escribe lo que has aprendido haciendo tu trabajo del espejo.

Tu pensamiento del corazón para el día 1:
Estoy abierto y receptivo

 Si estamos realizando el trabajo del espejo para crear cosas buenas en nuestra vida, pero hay una parte de nosotros que no cree que seamos merecedores de ellas, no nos vamos a creer lo que nos estamos diciendo delante del espejo. Entonces, llegará un momento en que empezaremos a pensar que el trabajo del espejo no funciona.
Lo cierto es que la percepción de que el trabajo del espejo no funciona nada tiene que ver con la propia práctica ni con las afirmaciones que repetimos. El problema es que no creemos que nos merezcamos todo lo bueno que nos ofrece la vida.
Si es tu caso, afirma: estoy abierto y receptivo.

Tu meditación para el día 1: Ámate a ti mismo
http://www.amabook.es/Dia-1.mp3

Todos tenemos la capacidad de amarnos más a nosotros mismos. Todos nos merecemos ser amados. Nos merecemos vivir bien, estar sanos, ser amados, amar y prosperar. El niño que hay en nosotros se merece crecer y convertirse en un maravilloso adulto.

Visualízate rodeado de amor. Visualízate feliz, sano y realizado. Visualiza cómo te gustaría que fuera tu vida con todo detalle. Sabe que te lo mereces.

Ahora, conecta con el amor que hay en tu corazón y permite que empiece a fluir, que inunde tu cuerpo y que salga de ti.  

Visualiza a las personas que amas sentadas a ambos lados de ti. Deja que tu amor fluya hacia quienes tienes a tu izquierda y envíales pensamientos reconfortantes. Envuélvelas en tu amor, apóyalas y deséales lo mejor. Ahora deja que tu amor fluya hacia las personas que tienes a tu derecha. Envuélvelas en energías curativas, amor, paz y luz. Deja que tu amor fluya por la habitación hasta que te encuentres sentado dentro de un enorme círculo de amor. Siente la circulación del amor saliendo de ti y regresando a ti multiplicado.

El amor es la fuerza curativa más poderosa que existe. Puedes llevar este amor al mundo y compartirlo en silencio con todas las personas que se crucen en tu vida a lo largo del día. Ámate a ti mismo. Amaos los unos a los otros. Ama al planeta con la conciencia de que todos somos uno. ¡Y es cierto!



No hay comentarios:

Publicar un comentario